Esta pandemia ha causado un repunte de gestos que son típicos de momentos de grave crisis y problemas sociales: la presencia de banderas nacionales en balcones y ventanas y el uso de un vocabulario típico de tiempos de guerra. Tenemos que resistir, lo lograremos, Italia es un gran País, juntos saldremos de ésta más fuertes que antes, hay que luchar contra el virus (ni que el virus fuera una persona que hay que abatir a tiros).

Entiendo perfectamente que, delante de un peligro común, todo el mundo reacciona como sabe y como puede, pero me preocupa que las palabras y, en consecuencia, la actitud general sea de resistencia activa. Esto significa que, desde la última guerra hasta hoy no ha cambiado nada en nuestra manera de sentir y enfrentarse a la realidad.

Veréis: resistir delante de un problema significa crear tensión, congelarse en una especie de burbuja en el tiempo esperando con los puños cerrados que pase este mal momento para seguir con nuestras vidas como si nada fuera. No es una actitud que puede llevar a cualquier tipo de evolución social, emocional o mental y, decididamente, no nos ayudará a aprovechar esta situación para crecer.

La resiliencia, sin embargo, tiene un sabor completamente diferente. Resiliencia quiere decir observar la situación en la que nos encontramos, entender las causas y realizar un proceso de autoanálisis para reconocer cuál de mis costumbres ha ayudado a crear o empeorar esta crisis. Significa hacer balance sobre nuestras elecciones para decidir si estamos satisfechos de adónde nos han llevado.

Resiliencia es movimiento, suave y constante, es permitirse cambiar forma y mejorarse, pero, al mismo tiempo es aceptarse por lo que somos. Resistencia es rigidez, bloqueo, tensión, es como decir me rompo pero no me doblo. Todas las palabras emiten un diferente nivel de energía y son expresión de una cierta manera de pensar. Es nuestra responsabilidad ser consciente de ello y elegir lo que decimos cuidadosamente, siendo también responsables de lo que pensamos.

 

Imagen de portada de  Martina García Andreoli

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar